Indisciplina social: la barbarie desatada


Más allá de la percepción que cada cual tenga del problema, la llamada indisciplina social causa un daño terrible a nuestra sociedad. El vocablo está de moda. Tan popular
resulta que nuestra prensa no deja de mencionarlo cuando los “indisciplinados” hacen de la suya. Sus desmanes van en detrimento del bienestar popular. La seguridad nacional, valores y recursos materiales de la nación son desafiados por su indocilidad.

De espaldas a la decencia, estas personas retan constantemente el orden social, a las autoridades y cuanto estipulan las leyes para castigar su insubordinación.

Recientemente el programa “Tras la huella”, del Ministerio del Interior, mostró a los televidentes el asalto y destrucción de un ómnibus del servicio urbano a mano de estos malhechores. Quienes vimos la violencia empleada durante el ajuste de cuenta entre estos delincuentes, entendemos la urgencia con que la sociedad demanda reprimir tales conductas para ponerle freno, de una vez por todas, a semejante brutalidad.

Quizás cuantos creyeron que lo mostrado en esos hechos responde a la imaginación de un guionista, habrán vuelto a la realidad cuando, días después de salir al aire ese programa, el Noticiero Estelar de la Televisión Cubana dio a conocer, mediante imágenes y por boca de funcionarios del Ministerio del Transporte y de la Empresa de Ómnibus Urbanos de La Habana, la depredación constante a que son sometidos estos vehículos, el daño que a los pasajeros y a la economía del país semejante barbarie ocasiona.

¿Qué causas y condiciones promueven estas desobediencias en una parte de nuestra sociedad? ¿Cómo entender la explosión de tales desmanes en un país socialista, con un altísimo prestigio internacional, donde los índices de educación, cultura e instrucción de nuestro pueblo son incuestionablemente más elevados que los de muchos países de nuestra región?

Consultando algunas estadísticas advierto la desmesura de los índices de homicidio, criminalidad y violencia reinantes en algunas zonas de Latinoamérica y otras partes del mundo, hechos que ponen en riesgo, constantemente, la vida de sus ciudadanos.

Semejantes desordenes pueden explicarse por la miseria secular, analfabetismo, abandono a que han sido sometidos por parte de sus gobernantes, la marginación, falta de oportunidades que padecen o han sufrido.

Pero en nuestro caso ¿cómo lo explicamos?

Pertenezco a la generación nacida antes de enero de 1959. Fresca en mi memoria conservo la “disciplina férrea” de entonces. Impuesta a la sociedad por gobernantes de espaldas al pueblo, la policía sumamente represiva y un sistema carcelario donde a sus ergástulas iban a parar los más desfavorecidos de entonces.

En aquella época de inseguridad social y material, donde la clase en el poder imponía sus designios a la obrera y campesina, los delincuentes temían a la policía, a la paliza de que podían ser víctimas y a las mazmorras de las cárceles que les aguardaba.
Una vez cumplidas sus sanciones los expresidiarios, no “indisciplinados”, hallaban una sociedad que les viraba las espaldas y sancionaba doblemente.

Hoy nuestros “indisciplinados”, por razones explicables, no temen a la policía, ni a las cárceles, ni a los tribunales que dictarán sentencia para sancionar sus fechorías. Una vez en la calle encontrarán otro tipo de sociedad: la nueva, la nuestra, que no le virará las espaldas ni le cerrará las puertas; es verdad.

Pero, como dijo José Martí: “…aplazar no es resolver. Si existe un mal, con permitir que se acumule no se remedia”. Y agregó: ”en la justicia no cabe demora; y el que dilata su cumplimiento, la vuelve contra sí”.

Por Jesús Mena Aragón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s