Cueva Martín Infierno, una maravilla subterránea


cueva-martin-infierno-cienfuegos-cuba2La Cueva Martín Infierno se encuentra ubicada en el municipio de Cumanayagua, provincia de Cienfuegos en el lugar conocido por “El Colorado”, en la parte superior de Río Hondo, en el macizo montañoso Guamuhaya, rodeado de montañas bajas con cafetales, matorrales y bosques. Su nombre proviene de una leyenda de tradición oral que ha sido transmitida de generación en generación.

Se trata de una leyenda de transmisión oral: Cuentan que un esclavo llamado Martín escapó de una hacienda ubicada en Trinidad de manera que se organizó su persecución por un grupo de rastreadores con perros. Al verse acorralado, Martín llegó a la cueva y sin apenas fijarse, se precipitó al abismo donde se encuentra una enorme estalagmita. Al principio a ese lugar se le empezó a llamar el Infierno de Martín y luego quedó como Cueva Martín Infierno.

Estudios realizados han demostrado que la cueva tiene una entrada y una cavidad de gran tamaño, con cuatro salones que se distribuyen de la siguiente forma: salón de entrada, salón del campamento, salón del terreno de pelota, furnia del infierno. En su interior la cueva atesora verdaderas maravillas de la naturaleza como las estalactitas orejas de elefante, flores de yeso…

Estas formaciones calcáreas se forman como resultado de los depósitos minerales continuos transportados por el agua que se filtra en la cueva, en especial los de bicarbonato cálcico que precipitan en forma de carbonato cálcico (que es insoluble en agua) y se depositan formando la estalactita.

Toda estalactita comienza a crearse con una simple gota de agua mineralizada. Cuando la gota cae, deja detrás de ella un fino reguero de calcita. Cada gota sucesiva que se forma y cae deposita otra pequeña capa de calcita. Finalmente, estas capas forman un estrecho tubo (0,5 mm). Estos pequeños tubos pueden crecer bastante pero son muy frágiles. Si un gran número de gotas se depositan sobre este tubo se produce la estalactita, con la familiar forma cónica. El proceso suele durar cientos de años.

La misma gota de agua que cae de la punta de una estalactita deposita más calcita en el suelo, resultando finalmente una estalagmita redondeada o cónica. A diferencia de las estalactitas, las estalagmitas son macizas y no interviene un canal central en su formación. Si pasa el tiempo suficiente, al unirse estalactita y estalagmita, se convierten en una columna secundaria de acreción o pilar.

Por si sirviera como regla mnemotécnica para distinguir las estalactitas de las estalagmitas, basta pensar que las estalactitas están arriba y así las estalagmitas tienen que ser las que se forman en el suelo.

En el año 1990 fue declarada Monumento Nacional por todo lo que atesora, por la flora, la fauna y todo lo que rodea su entorno pero sobre todo por su gran estalagmita, reconocida hasta la fecha como la mayor del mundo. A pesar de todos esos valores la cueva permanece en un relativo olvido y sufre abandono estando expuesta a peligros naturales y a las acciones depredadoras del hombre. No tiene ningún tipo de protección, lo que la hace vulnerable a las acciones de transeúntes y exploradores aficionados que por desconocimiento o mala fe atacan su entorno.

Sería de gran importancia social, económica y patrimonial ponerla en explotación, teniendo siempre presente los estudios que deben realizarse para garantizar su cuidado y conservación.

El Patrimonio Cultural es memoria, su preservación es futuro. La ONU promueve la identificación, protección y preservación del mismo; las cuevas forman parte de este patrimonio y hoy Martín Infierno requiere de inmediato una movilización para garantizar su preservación, la sociedad lo va a agradecer, el patrimonio también.

Preservando y conservando ese patrimonio se preserva la identidad del lugar.
Se conoce de la existencia de la Cueva Martín Infierno desde el año 1967, en que fue explorada por vez primera. Se hizo una medición de la estalagmita, constatándose que medía unos 70 metros de altura, así como otra de formación natural más pequeña.

El salón donde se encuentra tiene 200 metros de largo por 200 metros de ancho, su profundidad es de 93 metros; la temperatura oscila entre 16 y 21 grados Celsius; la humedad es alta y los animales que habitan en su profundidad no conocen la luz solar
Todo esto provocó una expedición del Grupo Samá que dio nuevas mediciones, comprobándose que la estalagmita mayor realmente medía 67.2 metros, y otras dos más pequeñas midieron 35 y 32 metros respectivamente.

Cuando se supo este resultado, se comentó que esta estalagmita era la más grande del mundo, pues la mayor registrada hasta ese momento era una en Hungría que medía 25 metros. Se pudo conocer además que la cueva tenia flores de yeso en uno de sus salones, únicas en Cuba. También se constató que existía una colonia de murciélagos del tipo mariposa, que son los más pequeños del mundo. En un salón en forma de campo de béisbol se encuentra una colonia de plantas de café parecidas a los bonsais.

La cueva se encuentra a unos 40 kilómetros de Trinidad y 56 kilómetros de Cienfuegos, cercana al Batey El Colorado en el Consejo Popular “Camilo Cienfuegos”, municipio de Cumanayagua. Está situada a unos 650 metros sobre el nivel del mar, tiene 793 metros de largo, y de su entrada al fondo tiene un desnivel de 197 metros. A fines del 2005 una expedición cubano-canadiense corroboró muchos de estos datos y mantuvo que la estalagmita era la más grande del mundo. Además, las otras dos más pequeñas estaban entre los 45 y 35 metros de alto, lo que demuestra la importancia que tiene.

Por lo anteriormente expuesto, en el año 1990 se declaró la Cueva de Martín Infierno Monumento Nacional. Parecía llegado el momento en que la cueva tuviera otro destino que no fuera el olvido y el abandono; pero no sucedió así: hoy todavía la cueva, a pesar de los estudios que se le han realizado y de su importancia desde el punto de vista natural (flora, fauna y suelo), sigue siendo desconocida, incluso para las personas que viven cerca del lugar; no existe ninguna reglamentación para evitar que exploradores furtivos cometan hechos que atentan contra esta cueva.

La forma típica de los bosques de montaña, con aves endémicas como el zunzún, el tocororo, el arriero, el tomeguín de la tierra y del pinar, las jutías, los venados, las cotorras hacen de este lugar un paraíso. Se puede destacar que algunas de estas especies se encuentran en peligro de extinción y han encontrado en este lugar un remanso para garantizar su existencia.

Tomado del sitio web de Perlavisión

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cienfuegos, Cultura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s