Integración vs. Problemas; o cómo recuperar un hospital con pocos Recursos


Mesa-operaciones-hospital-Cienfuegos-1024x652En cuanto a la funcionabilidad, un hospital es como una industria de producción continua, con procesos ininterrumpidos las 24 horas y todos los días, con la diferencia de que cualquier fábrica puede detenerse para ejecutar acciones de reparación, mientras que en un centro asistencial eso resulta prácticamente imposible y hay que realizarlas siempre sobre la marcha.

El paso del tiempo y la utilización continua provocan roturas y deterioros no solo en la parte constructiva de las instalaciones, sino también en los equipos médicos y los destinados a garantizar otros servicios, como el de la alimentación de los pacientes y trabajadores. Así ha sucedido en el hospital provincial y universitario Doctor Gustavo Aldereguía Lima, de Cienfuegos, inaugurado el 23 de marzo de 1979, hace 36 años. En algunas áreas, esa situación tocó fondo y lógicamente, el país no cuenta con el financiamiento requerido para reponer de “un solo golpe” todo lo afectado.

Las únicas opciones posibles eran entonces, recuperar, reparar, solucionar con inventivas e innovaciones y sobre todo, con mucha voluntad. Pero, ¿cómo hacerlo si ante la complejidad de los problemas, el hospital no cuenta con los recursos ni el personal con los conocimientos requeridos?

En la labor de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir) estaba la respuesta. La ingeniera química Berta Pichs Pedraza, integrante del buró provincial de la Anir y con un amplio y destacado trabajo creativo, acudió el pasado año al hospital cienfueguero para recibir atención médica y conoció de primera mano los múltiples “achaques” existentes y la necesidad de atenderlos con urgencia, y propuso retomar un sistema que imperó en los años más agudos de la década de los 90 del pasado siglo, cuando el período especial “apretó el lazo” y fue preciso acudir a la integración y al pensamiento colectivo para enmendar complejas dificultades aparecidas en no pocas fábricas y centros de Cienfuegos.

Con el empeño de la Anir y los directivos del Gustavo Aldereguía Lima, además del apoyo del Partido y el Gobierno, en el mes de octubre de 2014 se efectuó la primera reunión de coordinación, en la cual dieron a conocer los problemas a fin de determinar qué entidades podrían colaborar para resolverlos. “Con ese objetivo se montó una exposición con muestras y fotografías que los reflejaban, la que fue apreciada por los innovadores y racionalizadores de entidades del territorio, quienes pudieron determinar cuáles podían resolverse en cada una de ellas”, explicó Luis Ángel Yero Arniella, presidente de la Asociación en ese centro asistencial. “Se hicieron otros dos encuentros y en el último quedaron concretadas las respuestas.

De inmediato comenzó el trabajo. “Ya están resueltos los problemas que existían con los tachos en la cocina, los que se desmontaron, repararon e instalaron de nuevo, y los de otros equipos que facilitan la cocción. Con el aporte de trabajadores de esa área se recuperaron también dos sartenes volteables, que son muy necesarios”, afirmó. Alfredo Rafael Álvarez, jefe de la cocina, agregó que reactivaron además, la procesadora de vegetales, que tenía una pieza defectuosa, y una olla multipropósito. “También recuperamos una máquina para cortar alimentos, torneando algunos de sus componentes. Nos queda pendiente el extractor de aire y mejorar el piso”, explicó. Matilde del Sol Núñez, que lleva 32 años laborando allí, dijo que “se han visto muchos cambios gracias a los innovadores.

Algo muy bueno fue la eliminación de los salideros de vapor”. Los aniristas de la empresa Oleohidráulica José Gregorio Martínez repararon dos mesas de operaciones y los técnicos del propio hospital, otras dos. Asimismo, se emprendió la recuperación del mobiliario clínico, afectado por el óxido y el uso continuo; y de muchas piezas del quirúrgico, así como de una cantidad notable de equipos de aire acondicionado”, precisó el presidente de la Anir en el Gustavo Aldereguía Lima.

Amparo Chongo González, presidenta del buró provincial de la Anir en Cienfuegos, recordó que cuando comenzaron las gestiones se acordó que la subdirección administrativa del hospital confeccionara un banco de problemas por cada área, para conocer con exactitud cuáles eran las dificultades existentes. “Ese fue uno de los pasos iniciales”, precisó.

“Después de que directivos y aniristas apreciaron la exposición que fue montada, 22 empresas, casi todas pertenecientes al Sindicato de Industrias, manifestaron la disposición de apoyar y comenzaron a trabajar”, manifestó. “Se ha avanzado, pero aún queda por hacer. Está previsto perfeccionar el sistema eléctrico general, labor que está a cargo de los aniristas de la Empresa de Automatización Integral de Cienfuegos; recuperar un número considerable de ventiladores; sustituir las ruedas de gomas de las camillas y los carros en los que se transportan los alimentos; ejecutar los trabajos que aún faltan en la cocina, mejorar integralmente la lavandería…

Cada semana se hace un chequeo en el que participan todos los factores para evaluar lo ejecutado y lo que resta por realizar. “Este método integrador pretendemos mantenerlo para afrontar y solucionar otros problemas en el territorio”, subrayó.

Por Ramón Barreras Ferrán
http://www.trabajadores.cu/20150415/integracion-vs-problemas-o-como-recuperar-un-hospital-con-pocos-recursos/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Salud y sociedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s