Fournier: Un ángel de ébano a remo limpio


Rowing World Cup in LucerneEs él… no me parece. Que sí te digo, que es Ángel Fournier (31 de diciembre de 1987), cinco veces medallista mundial y doble olímpico. No he hecho otra cosa que viajar en el tiempo, afinar la luz larga y atreverme a presagiar el futuro de un ángel de ébano a puro remar.

Sí, porque aun cuando sus arcas no atesoren todo el brillo que sus paletadas tienen para ofrecer, ya es historia en el remo cubano.

No por la sencilla razón de poseer una fuerza descomunal, imponentes 1.98 metros y 100 kilogramos de peso, sino por la sencilla razón de ser el único capaz de inscribirse en el registro de medallistas mundiales. Y por partida doble, pues se agenció plata en el single peso abierto en Chungju, Sudcorea 2013, y fresco en el recuerdo está el bronce de Ámsterdam, materializado el pasado 31 de agosto.

Quién iba a imaginar 14 años antes que de Caimanera, ese recóndito paraje costero de la geografía guantanamera, saldría un remero de élite, un futuro Mijaín López de las regatas. Máxime cuando su primera incursión en un bote fue prácticamente por azares de la vida. Los mismos azares que hoy afronta para bogar en el escabroso canal José Smith Comas, del artemiseño municipio de Caimito.

Digo escabroso, porque por esa contundente razón de nombre estrechez económica, el canal carece de los bloques de arrancada idóneos, las condiciones y equipamiento del gimnasio distan de los de naciones desarrolladas, y en ocasiones hasta es preciso sortear la presencia de enredaderas o malanguetas en la pista si la intención es navegar presuroso rumbo a la línea de sentencia.

Otra realidad chocante radica en el hecho de no contar en el plano doméstico con ningún otro singlista capaz de forzarlo a prender las turbinas al máximo, además de los malabares lógicos cuando de inserción en el circuito de Copas del Mundo se habla. Por fortuna, su calidad y estabilidad en la élite y el hecho de remar individual le han allanado bastante el camino y asegurado la presencia en las listas de partida de los principales certámenes, además de contar con una embarcación de punta. ¿Qué sucede con el resto de nuestras tripulaciones? Eso es harina de otro costal. Padecen la claustrofobia exclusiva del roce doméstico y carburan en grande únicamente a la hora cero, escollos que para nada son ajenos a nuestros atletas, sea cual sea la disciplina en cuestión.

Su pasión inicial la conserva actualmente en alguna medida: fue el baloncesto. Llegó a encestar alguna que otra esférica, disputar rebotes bajo el aro y hasta contar con el augurio de un futuro promisorio por parte de algún entrenador. También hizo swines bate en mano, pero en definitiva, y por fortuna, venció la cercanía.

La academia provincial de remo enclavada en su natal Caimanera acuñó el principio de lo que luego sería para él calco del adagio “como pez en el agua”.

Ese olfato, los consejos y la virtud para hacer despuntar su talento le correspondiero a José Ángel Figueredo. Así esculpió el bronce como miembro de un doble par en los Juegos Escolares de 2001. El eco de las paletadas con sabor a podio retumbó en sus padres, Nancy y Francisco, quienes hoy destilan tanta adrenalina como en aquel comienzo cada vez que su hijo toma los remos para surcar los dos kilómetros del circuito.

Herencia, origen y evolución de una irreverencia

Nunca he ido a Guantánamo, pero no repararía en lo absoluto en hacerlo si de tener una plática pausada con Fournier se tratara. Afortunadamente para mí, la pista José Smith Comas es su hábitat cotidiano desde 2003, cuando fue captado para la preselección nacional. Ese nicho donde se entrega durante seis horas diarias. Allí en el entrenamiento comienza a moldear futuros metales, a remo limpio con su bote Filippi, de 8.2 metros de largo y 14 kilogramos de peso, y los remos como únicos cómplices desde las seis de la mañana, hora en la que boga por primera vez distancias que pueden llegar hasta los 36 kilómetros en etapa de preparación general. Entra al gimnasio y juega con los pesos; luego, almuerza, descansa, vuelve a lanzarse al agua a las cuatro de la tarde..

Un ciclo que significaría el tedio personificado para muchos otros 1 fournier-lateralatletas. Él lo asume como algo natural, una especie de acto reflejo: “Para mantener los resultados en la élite hay que pulir constantemente todos los detalles, técnicos, tácticos, mentales”, me asegura en cada nuevo diálogo.

Esa mentalidad Fournier la heredó de Ismael Carbonell (quinto olímpico en Barcelona 1992 en el doble con timonel junto a Arnaldo Rodríguez y Roberto “el Waco” Ojeda) y Mayra González (séptima del single scull en Sydney 2000), los otros cubanos que estuvieron cerca de coquetear con preseas bajo los cinco aros o en el entorno supremo del orbe, pero que en definitiva no lo consiguieron.

Fournier comenzó a tejer su historia suprema en 2005, cuando se ubicó sexto en el Mundial Juvenil de Brandenburgo, Alemania, con crono de 7:40.95 minutos. Por esas cosas de la vida, de sus rivales de entonces ninguno ha sido capaz de emularlo en el entorno supremo, ni siquiera del entonces serbio-montenegrino Milan Uznovic, as en dicha lid (7:13.55).

Daría su clarinada en la categoría mayor en 2009, cuando ancló cuarto en la Copa del Mundo de Banyotes, España (7:15.60). De entonces a la fecha, como él mismo acotara, se ha encargado de bailar en casa del trompo, en una disciplina con europeos, australianos y neozelandeses en rol de gurúes.

En detalle

Intensos volúmenes de trabajo, músculos tensos, búsqueda de ritmo y fluidez en cada paletada. ¿Qué le falta entonces para desbancar a los míticos Mahe Drysdale (Nueva Zelanda, cinco veces titular del orbe y dos subcampeón, rey en Londres 2012 y bronce en Beijing 2008) y Ondrej Synek (República Checa, tres títulos, dos platas y cuatro bronces en lides universales y doble plateado bajo los cinco aros)?

Su mentor Yoan Paula tiene bien focalizadas sus deficiencias: “Ángel es un remero muy fuerte, de técnica aceptable y en franco ascenso. La esencia del éxito radica en el análisis sistemático de las deficiencias y el trabajo exigente sobre los errores técnicos detectados, especialmente sobre el desgaste y la transición de la arrancada al ritmo, el largo (movimiento amplio al remar), y el remate en los últimos 500 metros. La experiencia acumulada le ha permitido en los últimos tiempos administrar mejor sus energías durante los dos kilómetros de segmento”.

Aun así, como parte de una modalidad que inscribió a 31 concursantes, en tierra de tulipanes cruzó primero los 500 metros iniciales (1:38.620), luego pasó a la segunda posición tras los mil (3:20.540), antes de culminar en tercero los 1 500 y los 2 000 con respectivos parciales de (5:02.110) y los mencionados (6:44.310).

A propósito de sus quimeras y la continuidad de su progresión sentenció el ángel de ébano: “Soy el más joven de los remeros de la élite, confieso que uno de los que más duro entrena, pues en casi la totalidad de las latitudes se diseñan períodos cortos previos a cada competencia y se traza una ruta crítica más intensa. Esa es mi filosofía para guapear en cada regata”.

¿Ondrej Synek?

“Un verdadero fuera de serie, más de una década en el top de nuestra prueba, un rival de mucho cuidado, muy parejo, potente, resistente, técnico. No solo él, comparten esas virtudes en mayor o menor medida el neozelandés Mahe Drysdale, el alemán Marcel Hacker, el británico Alan Campbell y el lituano Mindaugas Griskonis. Europa es la meca indiscutible de este deporte. Lo mío puede verse como frescura. Colado entre tantos monstruos”.

El próximo puerto seguro de Fournier serán las aguas de la pista de remo enclavada en el Club de Golf Villa Rica de Veracruz (del 25-29 de noviembre). Al igual que Mijaín López, irá a buscar una corona centroamericana y del Caribe que aún no posee. Dos gigantes de ébano, uno con trusa y desbalances en los colchones, otro que surca las aguas a remo limpio.

Por Harold Iglesias Manresa, tomado de Cubacomtemporánea

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fournier: Un ángel de ébano a remo limpio

  1. Pingback: Fournier: Un ángel de ébano a remo limpio | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s